Peregrinación en las arenas de alquitrán

June 15, 2015

Por la Hermana Mary Pendergast

«Porque sabemos que toda la creación hasta ahora gime a una, y sufre como
si tuviera dolores de parto».  ̶ Romanos 8:22

This boreal plains region of Alberta is characterized by an abundance of black spruce. Photo by Cleve Wershler / The Canadian Encyclopedia

Esta región de los llanos boreales de Alberta se caracteriza por la abundancia de los abetos negros. Foto por Cleve Wershler / The Canadian Encyclopedia

La peregrinación es un camino revelador a un lugar sagrado, un lugar de transformación. Ir a una peregrinación es estar abierta a un cambio interno y la inspiración, y probablemente concentrarse en el viaje de la vida y lo que realmente es importante. Puede dar lugar a un mayor sentido del propósito de la persona, o el reconocimiento por el don de la vida o incluso la sanación. Me he estado preparando, en algún sentido, a rendirme.

Los filósofos culturales, los ecólogos-teólogos y el gran geólogo, Thomas Berry, han advertido que la magnitud de la actual crisis aún no ha sido comprendida por la consciencia del ser humano. Berry escribe:

«La devastación que estamos ocasionando en el planeta, está negando algunos cientos de millones, incluso miles de millones, de años de desarrollo de la Tierra… Lo que está sucediendo ahora es el cambio más profundo que ha ocurrido durante los últimos cinco mil años».

Las pérdidas son tan gigantescas—conjunto de especies, culturas y ecosistemas—que para afrontarlas desconfiamos de las consecuencias fundamentales de nuestras acciones o elegimos estar distraídas o insensibilizadas, a fin de no sentirlas. La ecologista Joanna Macy dice que actualmente estamos gastando demasiadas energías para minimizar la consternación de tan vastas pérdidas, además están desviando la energía requerida para una perspectiva y estrategia nueva y creativa. Pero en nuestros corazones conocemos un mundo nuevo, una manera nueva de ser humanos en este planeta, si fuera posible.

Escuché una historia hindú sobre un prisionero que había golpeado su cabeza contra la pared suficientes veces hasta que comprendió que no podía pasar a través de la puerta en su forma actual. Al darse cuenta que nada se podía hacer, él se rindió. Entonces, percibió que si él pudiera arrastrarse por una alcantarilla sucia, donde el hedor y la suciedad invadieran sus fosas nasales y su boca, sería el camino a la libertad—si es que se rindiera.

The red outline shows approximately where the oil deposit is located in the boreal forest in Canada. Photo from Business Insider.

El contorno rojo muestra aproximadamente donde el depósito de petróleo está localizado en el bosque boreal en Canadá. Foto de Business Insider.

Hace dos años, me pidieron que hiciera una presentación en la Universidad St. Joseph en Maine sobre las arenas de alquitrán, que son depósitos naturales que contienen pequeñas cantidades de bitumen crudo que puede ser refinado en petróleo. Mi preparación me llevo a un artículo y una presentación de dispositivos de Robert Johnson en Business Insider. Es un «sobre vuelo» de los bosques boreales de Canadá con fotografías que dejan bien claro lo que estamos haciendo en nombre del progreso. Les insto a que tomen la oportunidad para estar con estas imágenes como una meditación, déjenlas que les toquen y permitan que surja el dolor.

El bosque boreal es el bosque virgen más extenso en Norteamérica. Está compuesto de bosques, lagos, ríos, pantanos, praderas y tundra. Es el bioma más grande del mundo. Esta región es el hogar para una gran variedad de animales. Contiene humedales, lagos prístinos y miles de ríos que fluyen libremente. Como el mayor ecosistema forestal más grande en la Tierra, almacena más de 400 billones de libras de carbono.

La región contiene aproximadamente dos billones de barriles de petróleo, pero para obtenerlo estamos destruyendo un ecosistema y una forma de vida para los pueblos indígenas allí. La extracción de petróleo de las arenas alquitranadas, de acuerdo al Consejo Nacional de Recursos de Defensa, «utiliza enormes cantidades de energía y agua, y causa la contaminación del aire y el agua, y tres veces la contaminación causante del calentamiento mundial debido a la producción de crudo convencional. La rapidez para extraer las minas y la perforación de las arenas alquitranadas en el bosque destruirán y fragmentarán millones de hectáreas de este bosque salvaje para obtener el combustible de petróleo de baja calidad».

Oil companies first clear trees from the land before the oil sands can be scooped up. Photo from Business Insider.

Las compañías petroleras primero talan los árboles del terreno antes de la extracción del petróleo de las arenas. Foto de Business Insider.

Este mes de julio, iré en un peregrinaje a los bosques boreales. Veré el río Athabasca donde las cascadas de agua glacial pura vierten las cataratas del Parque Nacional Jasper, la misma agua que se utiliza en la industria de las arenas alquitranadas al norte. Permaneceré en el Fort McMurray, el corazón de uno de los centros de producción de petróleo de Alberta, localizada cerca a las Arenas de Alquitrán de Athabasca. Además de las arenas de petróleo, la economía también incluye el gas natural, los oleoductos y la silvicultura. Visitaré los pueblos indígenas que han vivido y trabajado en el río Athabasca por generaciones en el Fort McKay, escucharé lo que ha ocurrido en sus tierras tradicionales —el río, la vida silvestre y la salud de todos— debido a la industria de las arenas de alquitrán por décadas.

La compasión es un sentimiento de «sufrimiento con», pero ahora está claro que no sólo los seres humanos necesitan esa compasión. Ahora es el proceso de duelo extendido a la especie que no hemos conocido nunca o de quienes no hubiéramos ni siquiera tenido conocimiento. Nos encontramos en un hospicio planetario. La Hermana Terri MacKenzie, SHJC, escribió estas palabras como parte de su Oración Duelo a la Extinción:

«Sollozamos por más de una de cada cuatro plantas de floración, uno de cinco mamíferos, casi uno de tres anfibios, y una de ocho aves que son vulnerables a ser aniquilados totalmente».

La Agencia de Energía Internacional nos dice que tenemos que dejar el 80 por ciento de los combustibles fósiles recuperables en el subsuelo si esperamos mantener el calentamiento global a la meta de 2 grados Celsius. Es decir, más de dos tercios de las reservas comprobadas de los combustibles fósiles actuales deben aún permanecer en el subsuelo en el 2050 para evitar los niveles catastróficos del cambio climático.

Entonces, cansada de golpear mi cabeza contra la pared, estoy convencida de que no podemos evitarlo en nuestras formas existentes. Me rindo. Con rendición, espero que un canal se abrirá, o la fuerza creadora del universo derrumbará las montañas gigantescas del mal, o que el dolor de un mundo quebrantado abrirá una nueva dimensión. Esta rendición es un imploro al Espíritu para todo lo que necesitamos en orden de afrontar y liberar la energía para vivir y amar en la Tierra, nuestro hermoso y único hogar.

 

Comments (0)

Add A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *