Despertar en Honduras

January 22, 2016

Por la Hermana Sister Deborah Kern

Members of the delegation to Honduras with youth from Casa Alianza, a program that works with youth on the streets.

Miembros de la delegación a Honduras con jóvenes de Casa Alianza, un programa que trabaja con jóvenes de la calle.

Por varios años, he querido visitar y escuchar las historias y experiencias de algunas de las personas que palpan la Misericordia a través de nuestras hermanas en Honduras. En diciembre 2015, tuve la oportunidad de realizar esa visita como parte de una delegación de seis días, organizada a través de la Oficina de Justicia del Instituto.

Esta visita cambió mi vida simplemente. ¡«Desperté» en Honduras! Ahora que estoy despierta, todo parece diferente.

En los Estados Unidos escuchamos innumerables noticias de las drogas, la violencia y las armas en Centroamérica. Oímos que las mujeres y los niños, que huyen del terror de los delincuentes despiadados, son una amenaza para nuestra seguridad nacional. Nos dicen que la presencia militar de EE.UU. en Centroamérica es un esfuerzo para proteger a los ciudadanos estadounidenses de la violencia y el deterioro social de las drogas. En las voces del pueblo de Honduras, escuché el resto de la historia.   

Sister Rose Marie Tresp; Berta Oliva, director of COFADEH (a human rights organization in Honduras); and Sister Deborah Kern.

La Hermana Rose Marie Tresp; Berta Oliva, directora del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), una organización de derechos humanos en Honduras; y la Hermana Deborah Kern.

Mi corazón oyó las historias aterradoras de las redadas al amanecer en las familias, dormidas y vulnerables en sus hogares. Los soldados del crimen organizado, armados con poderosas armas, fabricadas en los Estados Unidos, se apoderan de las casas particulares con propósitos estratégicos y/o de intimidación. Las madres y los padres aterrorizados despiertan a sus niños en medio de la noche y huyen a la calle con sólo la vestimenta que llevan puesta. Cualquier oposición es combatida con violencia mortal. Los niños son testigos de esa inimaginable tragedia. No hay consecuencias. Las leyes son claramente violadas, no obstante la policía no acepta quejas, mucho menos investiga o procesa a los criminales. No existe protección o recurso legal. El pueblo vive en el temor y la desesperanza. Con los ojos bien abiertos, empecé a contemplar la más profunda tragedia que el pueblo hondureño sufre: la impunidad. ¿Cómo puede suceder esto?

Sister Deborah (far left) and Jean Stokan (far right), a member of the Institute Justice Team, with two labor leaders who have received death threats associated with their work organizing banana workers.

La Hermana Deborah (extremo izquierdo) y Jean Stokan (extremo derecho), miembro del Equipo de Justicia del Instituto, con dos líderes laborales que han recibido amenazas de muerte relacionadas con su trabajo en la organización de trabajadores de banano.

¿De dónde proceden las armas? ¿Por qué las leyes legítimas no son cumplidas por las autoridades hondureñas? ¿Quién tiene el control? ¿Quién se beneficia cuando se ignoran los derechos humanos del pueblo hondureño, cuándo las autoridades encargadas con la sagrada confianza del pueblo se convierten en los responsables de la injusticia? Despierta, empecé a ver con claridad la relación entre mi nivel de vida y privilegio, al sufrimiento del pueblo que amablemente me acogió en sus vidas. No sé cómo estas personas, que diariamente afrontan las consecuencias de mi riqueza, pueden ser tan acogedoras, tan hospitalarias. No podía imaginar ¿por qué no estaban enojadas conmigo por no emprender algo en mi país para abordar la causa de su sufrimiento? ¿Acaso no me hacen responsable por las acciones y políticas de mi gobierno elegido democráticamente?

The delegation visited a memorial wall for victims of the violence in Honduras since the 1980s.

La delegación visitó un muro conmemorativo a las víctimas de la violencia en Honduras desde la década de 1980.

Al contrario, las personas me despertaron con gentileza y misericordia. Ahora que estoy despierta, no puedo mantenerme en la complacencia y el cinismo mientras otros dirigen nuestro proceso democrático.

Tengo la intención de permanecer despierta hasta que el pueblo de Honduras pueda dormir en paz.

Lea más sobre la delegación a Honduras.

Comments (2)

Add A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *


  1. Katie Mindling, RSM

    Gracias por todo lo que han hecho para que los ciudadanos puedan hacer oír su voz y pedir cuentas a sus gobiernos.

  2. Pingback: PROAH acompaña a una delegación de Hermanas de la Misericordia en Honduras | Proyecto de Acompañamiento Internacional en Honduras