Viajando a Guyana

August 1, 2020

Por Mitchell Marsh, Universidad Mercyhurst

En enero de 2020, viajé con otras 10 personas de la Universidad de Mercyhurst a Georgetown, Guyana, donde aprendimos cómo las Hermanas de la Misericordia en Guyana y sus servicios, cumplen con las necesidades de personas de todas las edades. La experiencia nos abrió los ojos y cambió la vida. Nos iluminó sobre cómo las Hermanas de la Misericordia viven su fe.

En el Orfanato para niños de San Juan Bosco, estudiantes de Mercyhurst jugaron con los niños fútbol y otros juegos.
En el Orfanato para niños de San Juan Bosco, estudiantes de Mercyhurst jugaron con los niños fútbol y otros juegos.

Pasamos las tardes en el orfanato de San Juan Bosco jugando con los niños fútbol, con otros juegos y balanceándolos en círculos como helicópteros. Supimos de una Hermana de la Misericordia que, a sus 90 años, comenzó una casa de acogida para víctimas de la trata. Recorrimos el Hospital de la Misericordia San José y dos clínicas de VIH/SIDA donde escuchamos de un personal compasivo y atento que ha hecho tanto con pocos recursos. Visitamos Alas de Misericordia, una escuela vocacional/de oficios para jóvenes. Y cantamos con los residentes mayores en la casa de las Hermanas de la Caridad que también alberga un comedor de beneficencia.

A continuación y con el fin de dar una ojeada sobre nuestra experiencia, hay reflexiones mías y de algunas de mis compañeras.

Para muchos estudiantes de Mercyhurst fue la primera vez que aprendieron a jugar al cricket y luego se relajaron en la playa.
Para muchos estudiantes de Mercyhurst fue la primera vez que aprendieron a jugar al cricket y luego se relajaron en la playa.

«Admiro y agradezco mucho a estas mujeres y los servicios que brindan a niños, adultos mayores y demás. Si bien podrían hacer mucho más si contaran con recursos adicionales, lo que continúan logrando con lo que se les da impacta positivamente en muchas vidas».
– Rachel Sallach


«Al estar allí y poder presenciar lo que estaba haciendo y cómo esto ayudó a los niños cada día, vi lo importante que es estar agradecida por las cosas pequeñas. Fue una de mis mayores conclusiones del viaje y creo que se alinea perfectamente con el significado y el concepto general de ser un ciudadana global»
– Kenzie Galvin –


¡Fue fácil para estudiantes de Mercyhurst enamorarse de Guyana!
¡Fue fácil para estudiantes de Mercyhurst enamorarse de Guyana!

«Los chicos de San Juan Bosco siempre tendrán un lugar especial en mi corazón. Aprender sobre los niños, jugar con ellos, reír y sonreír con ellos me ha ayudado a sanar en un sentido espiritual»
– Hannah Vuylsteke


«Dejo Guyana sintiéndome más esperanzada y renovada. Hay mucho dolor en el mundo, pero también mucha bondad. Cada día tenemos la oportunidad de restaurar de algún modo el mundo y debemos usar bien eso con responsabilidad»
– Becca King


 «Para mí, el papel de un ciudadana global se solidificó durante el viaje en Guyana cuando visité el Hospital de la Misericordia. El hospital fue muy impactante para mí por la falta de suministros, y por el nivel de atención que estaban alcanzando con pocos suministros»
– Lydia Zurinsky


Estudiantes de Mercyhurst visitan un Santuario, un hogar para cuidar a niños sin familia, en el interior de Guyana.
Estudiantes de Mercyhurst visitan un Santuario, un hogar para cuidar a niños sin familia, en el interior de Guyana.

«Comienza con una persona atendiendo a los demás, viviendo eso en su rincón del mundo y con un efecto dominó hacia los demás. También he aprendido que esto no se hace fácilmente. Ser una ciudadana global requiere una conciencia diaria para cultivar estos rasgos. No será fácil, pero valdrá la pena»
– Rachel Sallach


«En este viaje, experimenté los vastos problemas con el mundo. Presenciamos la pobreza, corrupción, hambre, abandono, rechazo, negligencia, basura, trata de personas, racismo, abuso y falta de vivienda. También fuimos testigos de mucho más. Experimentamos el glorioso poder de cantar con las «abuelitas», y sentimos una sensación de compasión por los que padecen hambre y están con las Hermanas de la Caridad. Experimentamos sonrisas y risas con los chicos de Bosco. Hablamos con educadores dedicados y comprometidos a servir a sus estudiantes en David Rose, Alas de Misericordia y Bosco. Escuchamos anuncios políticos y profesionales que explican la esperanza que tienen para su país con las próximas elecciones. Escuchamos de la necesidad de un ambiente seguro que se dio en la casa hogar de las Hermanas de la Misericordia. Conversamos con los lugareños sobre el amor por su país y vivimos su hospitalidad como completos extraños en la costa del Océano Atlántico. Sobre todo, entendimos la alegría que tiene la gente de Guyana y que irradia a través de sus profesiones, su vida cotidiana e interacciones. Esta alegría es muy poderosa, incluso con todos los problemas mencionados anteriormente. Es algo que recordaré el resto de mi vida»
– Mitchell Marsh


Crecimos mucho a partir de esta experiencia y ahora, más que nunca, queremos hacer una diferencia positiva en el mundo. Agradezco a las hermanas por todo lo que hacen y siguen haciendo por la gente de Guyana. Estoy muy agradecido con las hermanas por permitirnos aprender mucho sobre su misión, y por quienes nos acompañaron en este viaje que nos cambió la vida.

Share This Story

Comments (0)

Add A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *