Enfrentando el desafío de nuestro tiempo

July 26, 2020

Por la Hermana Pat Kenny

Aquellas de entre nosotras que escuchamos al presidente John F. Kennedy dar su discurso inaugural probablemente recuerden varias líneas con un significado particular o toque poético: «No preguntes qué puede hacer tu país por ti; pregunta qué puedes hacer tú por tu país». «Se ha pasado la antorcha a una nueva generación». «Hacemos estas cosas no porque sean fáciles sino porque son difíciles».

Ese discurso lo escuché en mis veinte, parte de esa nueva generación, todavía en mi primer fervor de vida religiosa, lista y dispuesta a hacer lo que sea para enfrentar los desafíos. Pero esa última cita, la de hacer cosas difíciles porque eran difíciles, me hizo pausar. ¿Por qué, me preguntaba, elegimos ir más allá de la norma? Esa generación estaba repleta de campeones en todos los campos de acción: política, deportes, justicia social, literatura y teatro, finanzas e industria. Muchos empezaron con pocas probabilidades, pocas oportunidades y muchos obstáculos apilados en su camino, pero establecieron sus metas altas y se elevaron como las estrellas en las que luego se convirtieron.

Ahora, en nuestro tiempo, cuando los desafíos se apilan en nuestros caminos y los obstáculos parecen interminables, ¿cómo vamos a enfrentarlos? Al igual que Lincoln, Armstrong y King, debemos evaluar qué recursos tenemos, qué objetivos queremos alcanzar y qué se necesitará para alcanzarlos. También debemos asegurarnos de que estos objetivos merecen nuestros esfuerzos. Los objetivos personales nos darán satisfacción, atención, tal vez incluso fama y fortuna. Los objetivos que compartiremos con otros, con un alcance e impacto mucho más amplios, pueden llevarnos por un camino lleno de decepciones y desilusión. Pero al final, debemos elegir, como lo describió Robert Frost, un camino bien recorrido o menos recorrido; la forma que mejorará mi vida o la forma que mejorará muchas vidas.

En mi experiencia, las personas jóvenes están programadas para querer mejorar el mundo, para dejar su huella de manera que la gente los recuerde con gratitud. Aprovechan oportunidades, corren riesgos peligrosos, se deleitan con cada éxito y utilizan los fracasos para generar nuevos esfuerzos. Tienen un enfoque filosófico que supone que, con un poco más de esfuerzo o intentando algo diferente, encontrarán el éxito. Recuerdo muy bien el día en que mi maestra de matemáticas me devolvió un examen en el que apenas obtuve una calificación aprobatoria. «Quédate con el inglés, Patricia», fue su consejo. Lo hice y nunca me arrepentí.

Cuando nos adentramos a la mitad de la vida, cedemos ante la fuerza de presiones que no habíamos considerado en nuestros planes y nos volvemos un tanto cínicas sobre si vale la pena esforzarse tanto, ese es el punto de inflexión. Ese es el momento en que somos más vulnerables al compromiso. «Tal vez esto es lo mejor que puedo hacer». Y cuando llegamos a nuestros años del ocaso, es demasiado fácil decir: «Me temo que ya he superado eso». Es entonces cuando necesitamos encontrar inspiración en palabras como las de Kennedy o tal vez las palabras de una canción de Dan Schutte que comienza: «Danos fe, Señor, cuando la montaña está demasiado alta; sé nuestra esperanza, Señor, cuando el camino es demasiado largo; enséñanos amor, Señor, deja que arda en nuestros corazones y brille para tu gloria, Señor».

Share This Story

Comments (0)

Add A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *