Esperanza para el año nuevo

January 11, 2021

Por la Hermana Mary Haddad, presidenta y directora general de la Asociación Católica de la Salud

Sin duda, 2020 será recordado como el año de COVID-19, la mayor crisis de salud pública de nuestra vida. Con suerte, a medida que miremos hacia atrás en el año y lamentemos la pérdida de tantas personas, comenzaremos a tener una comprensión más profunda de que, independientemente de nuestra herencia racial o étnica, nuestras creencias religiosas o políticas o nuestro estado socioeconómico, todos estamos unidos en una experiencia compartida. COVID-19, aunque no sea otra cosa, ha servido como un vívido recordatorio de que nuestras vidas están profundamente conectadas y que somos interdependientes con toda la creación. 

Foto por la Hermana Victoria Incrivaglia

Como Hermanas de la Misericordia de las Américas, somos muy conscientes de cómo el coronavirus ha expuesto las muchas injusticias e inequidades que durante demasiado tiempo han plagado nuestros países. Sabemos que el COVID-19 ha afectado desproporcionadamente a personas de color, migrantes, personas sin hogar y ancianos frágiles. Como comunidad religiosa, hemos alzado nuestras voces en favor de los vulnerables y hemos pedido solidaridad y equidad en nuestra respuesta a esta pandemia mundial.

En la Asociación Católica de la Salud (Catholic Health Association, CHA por su sigla en inglés), me enorgullece que hayamos estado a la vanguardia del debate nacional sobre la distribución equitativa de las vacunas contra el COVID-19. En julio de 2020, emitimos nuestras Directrices «Equidad para las Vacunas y Principios Católicos para el Bien Común».  Los principios básicos esbozados en el documento son que las vacunas deben ser seguras y probadas éticamente, científicamente eficaces, respetar la dignidad humana y distribuirse con prioridad a los que están en mayor riesgo. Después de la publicación de las directrices, se le pidió a la CHA que hiciera aportes al Marco de Distribución sobre  COVID-19 de la Academia Nacional de Ciencias, que adoptó muchos de nuestros principios básicos. A medida que se está implementando la vacuna, estamos viendo que se está dando prioridad a cuidadores en primera línea y a las personas médicamente vulnerables, como a residentes de hogares de ancianos. Continuaremos abogando por la justicia distributiva en las próximas semanas y meses. 

En mi papel en la CHA, he estado en contacto diario con líderes católicos de atención médica de todo el país y he escuchado de ellos sobre los muchos desafíos que ellos y sus colegas han enfrentado para cuidar a pacientes con COVID. También he oído historias inspiradoras sobre los muchos sacrificios que los cuidadores están haciendo por sus pacientes y seres queridos. La respuesta a la pandemia por parte de aquellas de nosotras que servimos en el cuidado de la salud y los servicios sociales católicos solo ha reafirmado nuestro compromiso con el tratamiento ético y equitativo de todas las personas mientras trabajamos para traer la sanidad de Cristo a nuestro mundo quebrantado.  

Es por esta razón que comienzo 2021 con un sentido de esperanza. La historia de nuestra comunidad religiosa está repleta de historias de compromiso y sacrificio, ya que el cuidado compasivo se proporcionó indiscriminadamente en tiempos de gran necesidad. Hoy, continuamos esa misma misión para servir a las necesidades de las personas pobres y vulnerables al margen de la sociedad. Creemos que cada vida es sagrada, que todos comparten el bien común y que tenemos la responsabilidad de garantizar una opción preferencial para aquellos que son económicamente pobres y marginados. Al salir de esta crisis de salud global, tenemos una oportunidad única de volver a comprometer nuestras vidas con estos valores evangélicos.

Si bien hemos respondido al llamado de cuidar a los más pequeños entre nosotras durante este último año, tenemos mucho más que hacer en 2021. Que este nuevo año llene nuestro mundo con misericordia y compasión mientras luchamos por una transformación justa de todas nuestras comunidades.     

Share This Story

Comments (0)

Add A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *