La Misericordia Ayer y Hoy

<< VUELVA A LA PÁGINA DEL 175º ANIVERSARIO

Atesorar nuestro legado, abrazar nuestro futuro

Siete Hermanas de la Misericordia, guiadas por Madre Frances Warde, llegaron a Estados Unidos en 1843 gracias a la invitación del primer Obispo de Pittsburgh quien acababa de ser consagrado entonces. El Obispo O’connor creía que no había otra congregación de religiosas excepcionalmente capacitadas como las Hermanas de la Misericordia para llevar alivio a empobrecidos, ofrecer educación e instrucción religiosa a niños y adultos, y cuidado a enfermos y moribundos. Durante los años siguientes, las hermanas, atendieron a enfermos en sus hogares, abrieron escuelas, visitaron prisioneros, y en 1847 establecieron el primer hospital de la Misericordia en el mundo. Desde Pittsburgh, Frances estableció conventos, escuelas y hospitales a lo largo y ancho de Estados Unidos: en Chicago, Providence, Rochester, Portland y en muchísimas otras ciudades. Este legado de Misericordia sigue vivo en el siglo XXI, en grandes instituciones académicas y de cuidado médico, en parroquias y en ministerios que brindan servicios vitales a gente muy a menudo olvidada y marginada.

¿Quieren saber más sobre cómo las hermanas continúan hoy la misión que comenzaron hace 175 años? Durante las siguientes semanas estaremos compartiendo historias de hermanas que rinden homenaje a nuestro legado de Misericordia en sus muchos y variados ministerios hoy.