Dejar un Legado de Misericordia

Catalina McAuley fundó  la comunidad religiosa de las Hermanas de la Misericordia con una herencia que ella recibió.  Catalina utilizó la herencia para avanzar su misión personal de servir a los empobrecidos, los enfermos y faltos de educación.  Como resultado de esta herencia generosa y su fe profunda, Catalina construyó la Casa de la Misericordia en 1827 para satisfacer las necesidades religiosas, educativas y sociales de las mujeres y niños de Dublín, Irlanda.  En 1831, fundó la comunidad religiosa de las Hermanas de la Misericordia para que sus obras perduraran.

Benefactores generosos que recuerdan a las Hermanas de la Misericordia durante sus vidas y en la planificación de su herencia nos permiten seguir el ejemplo de Catalina y dedicar nuestros recursos a servir, abogar y rezar por los empobrecidos en todo el mundo.

Continuar con sus contribuciones caritativas

Usted probablemente ha hecho contribuciones caritativas toda su vida.  Tal vez le parezca complicado hacer una contribución final o piense que solamente los que son muy ricos dejan herencias.  Dejar una donación final para que las obras de las Hermanas de la Misericordia continúen, puede ser muy sencillo y usted puede hacer una contribución de cualquier cantidad.  La información correcta aún puede hacer la diferencia entre perder su patrimonio a cobros de autenticación e impuestos, o dejar una herencia a su familia y a las organizaciones que dependen de usted.  Para saber más sobre contribuciones planificadas comunes, oprima aquí.

Legado Social de la Misericordia

El Legado Social de las Hermanas de la Misericordia es una manera especial de reconocer a personas que han hecho provisiones en los planes de su patrimonio para las hermanas.  El único requisito para ser miembro de Mercy Legacy Society (Legado Social de la Misericordia) es una confirmación de su intención de dejar una herencia.  Apreciamos los documentos de apoyo también, pero no se requieren.

Esperamos que nos haga saber si usted piensa dejar una herencia a las Hermanas de la Misericordia, para que podamos agradecerle apropiadamente.  Su nombre estará en la lista de nuestras publicaciones como miembro del Legado Social de las Hermanas de la Misericordia a menos que prefiera quedar anónimo/a.

Buscar consejo

Con la planificación correcta, usted puede proteger su patrimonio y a su familia, y al mismo tiempo seguir apoyando a la Comunidad Oeste Medio Oeste de las Hermanas de la Misericordia.  Con mucho gusto podemos hablar de las maneras en que usted puede dejar una herencia a la Misericordia.  Póngase en contacto con el personal de la oficina de desarrollo para mayor información. 

Para planificar su patrimonio y una donación a las Hermanas de la Misericordia, es aconsejable trabajar con su abogado, contador público o asesor financiero.  Un profesional financiero puede aconsejarle mejor sobre los impuestos y asuntos legales que pueden afectar su situación.

Lenguaje referente a herencias

Cuando se deja una herencia, es importante tener un testamento o fideicomiso  que comunique claramente sus deseos.  El tipo de donación que quiere hacer determina la forma de expresarlo. 

Este es un ejemplo de  cómo escribir un legado a: Sisters of Mercy West Midwest Community  (Comunidad Oeste Medio Oeste de las Hermanas de la Misericordia): «Yo, [nombre], de [ciudad, estado, código postal] doy y lego a las Hermanas de la Misericordia de las Américas, Comunidad Oeste Medio Oeste [escribir la cantidad o porcentaje de la herencia o descripción de la propiedad] para su uso sin restricciones».

Hermanas de la Misericordia de las Américas es una ogranización caritativa 501(c)3. Por favor consulte con su asesor financiero en cuanto a implicancias de impuestos sobre su donación.

Para mayor información

Su contribución planificada a la Comunidad Oeste Medio Oeste de las Hermanas de la Misericordia sustenta nuestra misión de oración y servicio al pueblo de Dios.  Si necesita mayor información o ayuda, favor de llamar a nuestra Oficina de Desarrollo.