Compartiendo con mi madre — Reflexiones de la Hermana Kelly Williams por el Día de la Madre

May 12, 2018

¿Qué significa para una madre cuando su hija ingresa a la vida religiosa? ¿Cómo influye o responde una madre a la decisión de su hija de profesar votos de pobreza, obediencia, castidad y servicio? Con el Día de la Madre en camino, hablamos con la Hermana Kelly Williams, quien reflexionó sobre las formas en que su madre la inspiró a servir a Dios y al mundo como Hermana de la Misericordia.

Hermana Kelly Williams, RSM y su madre Lori Williams

Hermana Kelly Williams, RSM y su madre Lori Williams

Hermana Kelly Williams creció en medio de la Misericordia, literalmente. Las Hermanas de la Misericordia vivían en la misma calle que ella cuando ella era niña, y después de ser educada en el hogar por su madre, Lori, ella asistió a una escuela secundaria de la Misericordia, St. Vincent Academy en Savannah, Georgia. Lori ingresó casualmente al cuerpo docente de St. Vincent el mismo año.

Hermana Kelly recuerda con cariño su infancia y cómo su madre siempre le enseñaba y la guiaba espiritualmente. Después de graduarse a Belmont Abbey College, Kelly trabajó durante tres años como consejera de admisiones en su alma mater, a solo unos minutos de las oficinas administrativas de la Comunidad Sur Central de las Hermanas de la Misericordia.

Aunque nunca estaba lejos de su mente, todavía no se veía a sí misma dando el salto a la vida consagrada. Mientras su vocación seguía creciendo, Kelly tenía problemas con la idea de renunciar a una familia propia, dándose cuenta de que cuando «dices ‘sí’ a uno, tienes que saber que estás diciendo ‘no’ a otro».

Sin embargo, cuando Hermana Kelly comenzó su vida consagrada, comenzó a darse cuenta de cómo la Misericordia la acercaba más a Dios y a su familia.

Reflexionando sobre esta profunda conexión de la Misericordia, Hermana Kelly escribió esto:

 

“Compartiendo con mi madre”

 

Desde que tengo memoria, he compartido mucho con mi madre.
Mi madre y mi padre compartieron su fe católica conmigo.
Mi cumpleaños es en mayo y, a veces, mi cumpleaños coincide con el Día de la Madre, así que compartimos esa época del año.
Mis hermanos mayores siempre estaban vestidos para hacer juego. Mi madre cosía los mismos vestidos para ella y para mí de modo que ella y yo hiciéramos juego.
Asistí a una escuela secundaria de la Misericordia y cuando me gradué ella comenzó a enseñar allí. Compartimos nuestro amor por St. Vincent Academy.
Mis padres son oblatos benedictinos y compartieron conmigo su amor por la espiritualidad benedictina.
Ingresé a una hermandad femenina de servicio en la universidad, sin saber que mi madre ingresó a la misma. Pude darle su broche cuando ella ingresó.
Dios me llamó a la vida en la Misericordia e invitó a mi madre a compartir el mismo carisma como Asociada de la Misericordia.
Mis padres nos criaron con el conocimiento de que Dios nos compartió con nuestros padres y durante toda mi vida he sido bendecida por haber compartido tanto con mi madre.

Comments (0)

Add A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *