Todos estamos integralmente conectados

September 13, 2019

Por Peter Diaz

Mi padre era un hombre muy tranquilo y paciente, y no recuerdo que me levantara la voz tan a menudo cuando era niño. Pero un episodio sobresale claramente en mi mente. Yo tenía ocho años y mi primo Bruce y yo queríamos desesperadamente construir un tipi indio americano. Sin embargo, al vivir en la isla de Guam, tuvimos que improvisar sobre los materiales de construcción. Lo mejor después de la piel de cuero eran las ramas de coco, así que fuimos a trabajar en los árboles de mi patio, detrás de mi casa.

Más tarde, recuerdo claramente a mi padre gritando mi nombre, ordenándome que saliera del patio posterior. Me dijo con enojo que había cortado demasiadas ramas de cocoteros y que podrían morir como resultado. Me advirtió que, si morían, me daría un cintarazo.

Como era de esperar, tenía mucho miedo, pero también estaba confundido en cuanto a por qué estaba tan enojado. ¡Eran sólo árboles! Entonces me di cuenta de que los árboles también están vivos, como yo. Así como yo necesito agua y sol para sobrevivir, ellos también lo necesitan. Al darme cuenta de esto, inmediatamente me acerqué a todos y cada uno de los cocoteros que había cortado ramas, puse mi mano en sus troncos y me disculpé sinceramente por haberles hecho daño. Realmente sentí remordimientos por lo que había hecho.

La lección que aprendí de ese incidente de la infancia tuvo un profundo impacto en la forma en que veo nuestro medio ambiente, hasta el día de hoy. La comprensión de que los cocoteros estaban vivos como yo lo estaba es muy similar a lo que la Conferencia de Obispos Católicos de California nos está señalando en su declaración pastoral «Dios nos llama a todos a cuidar nuestra casa común» publicado en el cuarto aniversario de la encíclica del Papa Francisco, Laudato Si’: Sobre el cuidado de nuestra casa común. El Papa Francisco y los Obispos de California quieren que nos demos cuenta de que toda la creación está viva, ¡igual que nosotros! Y no sólo viva, sino poseedora de la presencia divina en su interior. Otra manera de decir esto es que todas las cosas están en Dios.

La reflexión de los obispos hace hincapié en dos puntos. La primera es el reconocimiento de la generosidad y la belleza de nuestro estado. Ellos señalan lo afortunados que somos de tener acceso a tanta belleza y recursos naturales. Nuestro estado tiene de todo, desde exuberantes bosques hasta desiertos estériles; tiene agua limpia y vastas tierras fértiles para la agricultura. Otro recurso natural es la omnipresente niebla en el área de la bahía de San Francisco. Muchas casas en San Francisco no tienen aire acondicionado porque la niebla actúa como nuestro acondicionador de aire natural y filtro de aire. Qué afortunados somos y confiamos en la niebla para mantener fresca nuestra ciudad después de un día caluroso.

El segundo punto señalado por los obispos es cómo cada persona en su respectiva carrera puede discernir su vocación de contribuir al bienestar ecológico de nuestro estado. Los obispos se dirigen específicamente a jóvenes y a adultos jóvenes, a padres, a maestros y catequistas, a funcionarios públicos y a líderes empresariales. Cada persona está llamada a discernir cuál es la mejor manera de ayudar a aliviar los efectos que nosotros, como seres humanos, tenemos sobre la salud ambiental de nuestro estado. Como dijo una vez uno de mis profesores de ciencias, a la madre naturaleza le iría bien sin nuestra especie. Nosotros, sin embargo, no podemos decir lo mismo de ella.

Los Obispos de California también se comprometen a hacer su parte como líderes espirituales para abordar las necesidades de nuestro medio ambiente. Investigarán cómo sus respectivas diócesis pueden usar energía renovable, ser más eficientes en el uso de la energía y practicar la conservación del agua. También se comprometen a desprenderse de los combustibles fósiles, ya sea de inversiones bancarias, arrendamientos petroleros u otras fuentes. Por último, se comprometen a trabajar con organizaciones caritativas católicas e instituciones de salud para emprender iniciativas sociales y de salud ambiental, con especial atención a las necesidades de los pobres y excluidos, que a menudo son los más afectados por el cambio climático.

Los Obispos de California, junto con el Papa Francisco, nos están llamando a una mayor conciencia de que toda la creación está realmente viva, de la misma manera que yo me di cuenta cuando era niño de que los cocoteros estaban vivos. Esta conciencia es «panenteísmo», no panteísmo. ¡Hay una gran diferencia! Panenteísmo significa que toda la creación es sagrada y tiene la chispa divina en ella. En términos cristianos, esto es lo que llamamos la «Encarnación». Haríamos bien en tenerlo en cuenta.

Debemos dejar de pensar que nuestros recursos naturales son inanimados. ¡No lo son! Son seres vivos de los que dependemos para nuestro bienestar. ¡Todos estamos integralmente conectados!

Comments (0)

Add A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *