Caminando con las mujeres del otro lado del muro

February 5, 2020

Por las Hermanas Beth Dempsey y Mary Cleary

Una guatemalteca maltratada por su marido caminó de Guatemala a México con sus dos hijas en busca de asilo.

Hermana Beth bendice a Daisy
Hermana Beth bendice a Daisy

Daisy, madre de tres hijos, ha estado viviendo en una tienda de campaña con su marido e hijos desde agosto; le quedan casi dos meses, ya que su audiencia de asilo no es hasta marzo.

Estas son algunas de las mujeres que conocimos en la frontera en Matamoros, México cuando pasamos dos semanas como voluntarias en el Centro Humanitario de McAllen, Texas, un centro de descanso dirigido por Caridades Católicas en la Diócesis de Brownsville.

El centro, donde Hermana Anne Connolly ejerce su ministerio, ahora atiende a detenidos en Matamoros, México. Comenzamos nuestros días haciendo más de 200 sándwiches y armando paquetes de pañales, toallitas, leche en polvo y avena. Luego, condujimos cerca de una hora con otros voluntarios para llegar a la frontera. Allí empaquetamos todos los artículos en carros y cruzamos el puente para distribuir los tan necesitados suministros a quienes estaban en la acera del campamento. Cuando había artículos sobrantes, caminamos a través del campamento para encontrar a migrantes que todavía estaban necesitados.

Niñas en la frontera
Niñas en la frontera

Fue entonces cuando conocimos a esas dos mujeres. Daisy salió de su tienda llevando a su hija en brazos con otra hija a su lado. Ella estaba abatida y sentía la necesidad de una bendición. Preguntó si veníamos con un sacerdote, pero cuando Daisy supo que éramos Hermanas de la Misericordia, Hermana Beth le dio una bendición e hizo la señal de la cruz en su frente. ¡Los ojos de Daisy se llenaron de lágrimas de gratitud!

La mujer de Guatemala estaba desesperada. Después de caminar más de 1.100 millas con dos niños pequeños para escapar de un cónyuge abusivo, se enteró de que necesita una entrevista preliminar de «temor creíble» en una embajada o consulado fuera de los Estados Unidos antes de ser considerada para su admisión en los EE.UU. para su asilo. Ella sabe que sea cual sea el resultado, no puede volver a su casa, ya que su marido probablemente la matará.

Hermana Mary se encontró con un hermano y una hermana jóvenes cuando estaba repartiendo rosarios. Los niños siempre están ansiosos por recibir lo que sea que se traiga del Centro de Descanso Humanitario. Al día siguiente, las mujeres y los niños llevaban los rosarios alrededor de sus cuellos.

Hermana Mary camina con niños
Hermana Mary camina con niños

Estas son sólo tres de miles de historias contadas y no contadas de las vidas de mujeres, hombres y niños que esperan para cruzar la frontera. Si estás buscando un lugar para enviar apoyo financiero, ponte en contacto conHermana Anne Connolly. Aprende sobre nuestras leyes y políticas de inmigración y aboga para que se hagan cambios. Sigue «acosando» a tus representantes en Washington. Piensa en la gente que está dispuesta a acoger a una familia, esperando encontrar un lugar al que llamar hogar. Y, por último, pero no menos importante, ¡ora! Creemos que las oraciones pueden mover montañas, romper barreras y cambiar vidas.

Share This Story

Comments (0)

Add A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *