donar
historias

Tercera Semana de Adviento — Invitándonos a la alegría de Adviento

idiomas
compartir
Share this on Facebook Share this on Twitter

Por Hermana Vilma Alayo

Esta es la tercera reflexión en nuestra serie de blogs del Adviento 2019.

En esta estación de esperanza y anticipo, les invitamos a subscribirse a nuestro blog y a leer junto con nosotras.

Nos vamos acercando a la gran fiesta, La Navidad… y ¿cómo estamos preparándonos?

Esta semana de adviento nos invita a la alegría, y la liturgia bien nos introduce en ésta desde el anuncio de Isaías: “miren a Dios…viene en persona a salvarnos” … “los ciegos ven… los mudos cantan”, señales de mucha vida que nos revelan la presencia de Dios, que es amorosa y compasiva. En forma semejante en el Evangelio según Mateo, escuchamos a Juan Bautista repitiendo este anuncio y nos llama a preparar la venida del Señor, un Señor que confirma su presencia con hechos y gestos que emanan de su amor sanador y liberador, emite signos que el profeta, otro hombre o mujer de Dios puede identificar como signos de la presencia salvadora. Jesús, Dios con nosotras/os, redime todo lo que opaca la vida del ser humano, tantos males corporales, enfermedades, que en esa época se atribuían como señal de pecado, infundiendo en esta forma vida: digna, fraterna, armoniosa.

Acercarnos a estas lecturas nos permite contemplar cómo Dios llega y se inserta en nuestra vida, con gran amor, con una presencia gozosa, serena, profunda, lo que desde nuestra fe puede renovar la alegría en nuestra identidad de ser cristianas/os, así como originarla en el corazón de aquellas/os que no tienen la alegría de conocerlo aún. En este sentido tenemos una tarea y estamos llamadas/os a vivir el gozo en nuestro mundo interior e inyectar en el externo, allí donde hay pobres y sufriendo con tanto malestar, tristeza, depresión, desencanto, y por lo mismo, tantos desprovistos/as de la alegría.

Por ello justamente aquí, cabe preguntarnos: Al encontrarnos con ellos, ¿cómo nos ven? ¿Pueden despertar y sonreír si ven nuestros rostros qué estamos viviendo en nuestras vidas como cristianos/as? ¿Es la alegría que se vive con el placer instantáneo, o sí, expresamos aquella que es actitud, camino, misterio; la que vivió el Maestro y ciertamente lo mostró hasta en los momentos más cruciales? Él, no perdió el gozo, lo vemos manifiesto en el sentido que dio a su vida, a cada acontecimiento, a cada cosa desde el amor. Por consiguiente, la alegría se convierte en el termómetro que mide nuestra caridad, la alerta en ausencia de la misma; y la que por ello en este tiempo nos provoca responder, ¿dónde estoy buscándola y qué me hace perderla?

Finalmente podemos quedar con esta mirada y seguir descubriendo en el Evangelio de este tiempo, cómo Jesús sigue presente en nuestra vida con signos de tierno amor, característica de la alegría que vivió, fruto del espíritu, y que reside en el encuentro fiel con su padre. Jesús, el hijo de Dios encarnado, origina y fortalece en cada una/o este gozo auténtico y nos permite permanecer y hacer nuestra su palabra, “Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea perfecto”. (Jn.15, 10-11)