donar
historias

Pedaleando Misericordia en las calles

idiomas
compartir
Share this on Facebook Share this on Twitter

Por la Hermana Libby Fernández

Cuando las Naciones Unidas decidieron declarar el 3 de junio Día Mundial de la Bicicleta, como «símbolo del progreso humano y avance en la promoción de la tolerancia, entendimiento mutuo y respeto, y facilitador de la inclusión social y de una cultura de paz», no tenían idea que usaríamos nuestras bicicletas todos los días para promover esos ideales a través de un nuevo servicio en la MISERICORDIA.

Como Hermana de la Misericordia por más de 29 años, he tenido la oportunidad de crear un servicio innovador llamado «Pedaleando Misericordia». Somos voluntarias y voluntarios con pasión y un deseo de conectarnos con las personas sin hogar, hombres y mujeres, que son los más vulnerables en Sacramento, California. Usamos bicicletas y triciclos para llegar a aquellas personas que encontramos en las calles, banquetas, callejones y parques. Es un servicio de presencia y acción basado en las «Obras de Misericordia» que enfatiza el «Recibir al desconocido».

Como dijo alguna vez el Padre Henri Nouwen, un teólogo católico: «Recibir al desconocido no es cambiarlo, sino ofrecerle un espacio para que suceda el cambio». Lleva tiempo y compromiso construir la confianza entre quien pedalea Misericordia y la persona sin hogar.

Una vez que se gana la confianza y la persona tiene un sentido de su propia dignidad y valor, quien pedalea Misericordia puede entonces empezar una relación y ofrecer recursos que puedan ayudar a la persona a dejar las calles.

Cuando sale el sol cada mañana, pedaleo la calle K en mi bicicleta y me acerco a alguien que se está despertando, o que está empacando sus cosas para moverse del lugar donde durmió esa noche. Generalmente, duermen bajo el pórtico de algún negocio o en la banqueta junto a una oficina. Mientras me acerco, les digo: «Buenos días. Soy la Hermana Libby, pedaleo por la Misericordia, ¿quiere una rica taza de café caliente?». Con frecuencia la persona sonríe y dice: «¡Oh, qué maravilla, me encantaría una taza de café con un poco de crema y azúcar!». Luego le pregunto su nombre y trato de saber si hay algo más en lo que pueda ayudarle en el momento. Llevo conmigo barras nutricionales, pasta y cepillos de dientes, jabón, y hasta calcetines, sombreros y guantes.

He conocido a más de 100 personas sin hogar, hombres y mujeres, mientras pedaleo a diario al centro de la ciudad. A algunos ya los conozco de hace más de un mes y estamos generando una confianza y preocupación genuinas mutuamente. Mientras me despedía hace poco de una mujer, le dije que le deseaba lo mejor y que quizá la iba a encontrar nuevamente al día siguiente. Ella me dijo: «Así lo espero, porque eres mi amiga». ¡Entonces se me acercó y me dio un abrazo!

Foto de Create + Gather
Foto de Create + Gather

Si bien es un nuevo servicio, iniciado el 1 de septiembre de 2017, ya hay actualmente más de 75 personas pedaleando Misericordia. Pedaleamos y nos unimos actualmente en la ciudad y condado de Sacramento, incluso el centro y la periferia del centro de la ciudad, y el corredor de Alhambra, Broadway y el East Sac, Arden-Arcade y Carmichael, para quienes conocen el área. Mientras el servicio sigue creciendo se irán alcanzando más áreas y vecindarios. ¡Imagínate, quizá tú también, puedas empezar un equipo de personas «pedaleando Misericordia» en tu ciudad!

Visita nuestra página en Internet para saber más acerca de nuestro ministerio: www.mercypedalers.org