Doctora Marie Metoyer: una notable vida de fe y sanación

March 12, 2020

Por Katie Fiermonti | Fotografía de Jeff Dachowski

Extraído con permiso de Parable, revista de la diócesis de New Hampshire.

La Dra. Marie Metoyer es un legado vivo de fe, sanación y servicio. Psiquiatra especializada en salud mental pública, madre de cinco hijos, ha defendido durante mucho tiempo los derechos de la mujer, la igualdad racial y las becas para afroamericanos. Se convirtió en Asociada de la Misericordia en New Hampshire en 2016, es una abuela y una espectadora de teatro que le encanta el musical «South Pacific».

Associate Marie Metoyer
Associate Marie Metoyer

Ahora a los 94 años, Marie ha sostenido los pilares gemelos de su vida —la sanación y la fe— desde que su madre, la Dra. Lena Edwards, le dio el ejemplo y recibió la Medalla Presidencial de la Libertad en 1964 por defender esos mismos valores.

Piensen que Marie fue la primera psiquiatra afroamericana de New Hampshire. También ha recibido numerosos honores, entre ellos el Premio Martin Luther King 2008 del estado y un premio al servicio en 2012 de la senadora estadounidense, Jeanne Shaheen. Lo que la impulsa es su fe católica.

«Dios me puso en esta Tierra para convertirme en lo que pudiera, y para hacerlo en su honor», dice Marie, señalando que su bisabuelo, un esclavo liberado llamado Gabriel Coakley, ayudó a fundar la Parroquia San Agustín en Washington, D.C., durante la Guerra Civil.

Gabriel, cuya esposa, Genevieve era costurera de Mary Todd Lincoln, llevó a un grupo de católicos a la Casa Blanca en junio de 1864 para pedirle al Presidente Abraham Lincoln permiso para hacer un picnic en el césped de la Casa Blanca con el fin de recaudar fondos para construir la primera iglesia católica negra en la capital de la nación. Lincoln estuvo de acuerdo y se dice que asistió al evento con su esposa.

Desde entonces, los descendientes de Gabriel han considerado que la fe y la excelencia educativa son esenciales para el éxito. En ningún lugar del árbol familiar eso fue más evidente que en la propia madre de Marie. Lena se graduó de la Facultad de Medicina de la Universidad Howard en 1921, se casó con su colega médico, el Dr. Keith Madison, y abrió su propio consultorio en Jersey City, Nueva Jersey, donde se ocupó principalmente de las familias pobres e inmigrantes. Ayudó a nacer a más de 5.000 bebés, se convirtió en una de las primeras mujeres negras gineco-obstetras certificadas por la Directiva Nacional y crio a sus seis hijos.

Marie holds her associate pin
Marie holds her associate pin

Lena comulgaba todos los días; inscribió a sus hijos en una escuela parroquial predominantemente irlandesa. «Nos hizo conscientes de que éramos capaces y en ello estaba incluida la idea de que una persona tenía que estar al 110 por ciento», recuerda Marie. «Había una gran expectativa de que estuvieras a la altura de tu raza y tu parroquia».

Lena se separó de su marido en 1947 e ingresó a la Tercera Orden de San Francisco. Enseñó en Howard e, inspirada por su fe, hizo trabajo misionero en Hereford, Texas donde fundó un hospital de maternidad y atendió a agricultores migrantes. Por este trabajo pionero, el presidente Lyndon Johnson le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad.

Marie, la hija mayor de Lena, estudió en la Escuela de Medicina de Cornell, donde conoció y se casó con su marido, Victor, un exseminarista. Marie, una de las primeras mujeres negras graduadas de Cornell, pasó casi dos décadas trabajando como médica junto a su madre en su consultorio de obstetricia de Jersey City. «Fue un honor trabajar con ella», dice.

Pero los disturbios raciales y la agitación a fines de los 60 impulsaron a Marie y Victor a repensar la vida en Nueva Jersey. El presidente John F. Kennedy había defendido la salud mental pública, y sus palabras resonaron en Marie, que había visto personalmente la necesidad de una buena atención de la salud mental. La familia se mudó a Vermont, donde Marie hizo una residencia en psiquiatría, y luego a New Hampshire, donde trabajó en el Centro de Salud Mental de Greater Manchester hasta su jubilación en 1996. Victor murió en 2003.

Mientras trabajaba en Manchester, Marie conoció a la Hermana Mary Alice Cassidy, que se convirtió en su amiga y le sugirió que se hiciera asociada. Lo que la atrajo a la Misericordia, dice Marie, es el «espíritu abierto y acogedor de las hermanas y el cuidado de los menos afortunados». Añade: «Es un grupo que me acerca a Dios, y al envejecer, yo quería estar más cerca de él».

Share This Story

Comments (1)

Add A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *


  1. Margaret Mary Quinlan RSM

    Dear Marie, thank you for the story of your heroic medical family. I appreciate your own gift to poor women and men.