Educadora de la Misericordia desafía a estudiantes —y a sí misma— a hacer un gran impacto con pequeños pasos

October 4, 2019

Por Lauren Albright, especialista en comunicaciones del Sistema de Educación de la Misericordia de las Américas

Cuando era joven educadora en Jamaica, Maria Mutijdo tuvo la oportunidad de enseñar en Japón. La experiencia daría forma a su vida de maneras inesperadas. Mientras trabajaba allí, se convenció de que la educación era su vocación y decidió comenzar un programa de liderazgo y gestión educativa en Australia.

Maria (centro) con dos de sus 
Ángeles de la Tierra.
Maria (centro) con dos de sus
Ángeles de la Tierra
.

«Mi madre solía trabajar con la Hermana Theresa Lowe Ching, una Hermana de la Misericordia, en la Facultad Teológica de San Miguel», dijo Maria. «Cuando la Hermana Theresa se enteró de que yo estaba haciendo este programa, se ofreció a patrocinarme. La condición de su beca era que yo volviera a trabajar en una escuela de la Misericordia en Jamaica durante tres años. ¡Bueno, este año será mi décimo!».

Actualmente, Maria trabaja como decana asistente de disciplina en Convent of Mercy Academy – Alpha, una escuela secundaria para niñas en Kingston, fundada en 1894. También enseña inglés y literatura.

«La misericordia está en el corazón de todo lo que hacemos», dijo. «Queremos asegurarnos de que nuestras estudiantes experimenten una presencia amorosa en sus vidas».

Ángeles de la Tierra

Un área en la que Maria está particularmente apasionada es el cuidado de la creación. «Jamaica es una isla muy hermosa», dijo, «pero a veces no la cuidamos como debiéramos». Algunas de nuestras prácticas son muy perjudiciales para nuestra isla. Tratamos de hacer que nuestras estudiantes sean más conscientes de los problemas y las ayudamos a crecer en su apreciación de nuestro medio ambiente».

Maria fundó un club, Ángeles de la Tierra, para ayudar a promover prácticas amigables con el medio ambiente en la comunidad escolar. Debido a que muchas familias no tienen fácil acceso a los centros de reciclaje, Ángeles de la Tierra comenzaron a recoger material para reciclaje directamente en la escuela. Una estudiante, Ángel de la Tierra, comenzó a coleccionar botellas en su vecindario, pero no tenía forma de llevar los enormes montones a la escuela.

Ángeles de la Tierra participan cada año en la Limpieza Internacional de las Costas. El evento del año pasado se celebró en el puerto de Kingston, el 7º puerto natural más grande del mundo y también uno de los más contaminados. Maria dice que las integrantes de Ángeles de la Tierra son «portadoras de la misericordia de Dios para el mundo natural».
Ángeles de la Tierra participan cada año en la Limpieza Internacional de las Costas. El evento del año pasado se celebró en el puerto de Kingston, el 7º puerto natural más grande del mundo y también uno de los más contaminados. Maria dice que las integrantes de Ángeles de la Tierra son «portadoras de la misericordia de Dios para el mundo natural».

«¡Su madre estaba dispuesta a tirarlas porque estaban llenando la casa!». Maria dijo, riendo. «Así que fui a recogerlas en mi propio coche. Hago esto por unas pocas estudiantes que viven demasiado lejos para transportarlas a la escuela. Estoy feliz de apoyar sus esfuerzos por hacer la diferencia».

Maria señaló que, gracias a los esfuerzos de Ángeles de la Tierra, el reciclaje se ha convertido en un hábito en las familias y comunidades de las estudiantes. «Se necesita esfuerzo, y ver a sus familias contribuyendo y viniendo a la escuela para dejar las botellas es realmente alentador», dijo.

«Hazme un instrumento de tu paz»

Para el año escolar 2019-2020, Maria se está desafiando a sí misma con una nueva meta: promover la resolución pacífica de conflictos.

En los últimos años Jamaica ha experimentado un aumento de los delitos violentos y una tasa de homicidios alarmante. «Tenemos un problema con el crimen y la violencia en Jamaica», dijo Maria. «Queremos resolver estos grandes problemas, pero necesitamos lograrlo a través de pequeñas acciones».

Maria con sus estudiantes en el aula de Convent of Mercy Academy - Alpha
Maria con sus estudiantes en el aula de Convent of Mercy Academy – Alpha

Como decana de disciplina, Maria a veces ve situaciones de tensión entre docentes y alumnas o entre las mismas alumnas. Este año está trabajando para ayudarles a tratar sus problemas de manera no violenta. Además, ofrecerá talleres a las estudiantes para ayudarlas a cultivar la paz dentro de sí mismas.

Para comenzar este difícil trabajo, Maria está trabajando sobre sí misma y adoptando una actitud pacífica. «Soy muy consciente de que hay veces en que no he tenido éxito», dijo, «pero el reto es ser honesta conmigo misma y tratar de ser mejor». Día tras día todos debemos resolver hacerlo. Poco a poco, los pequeños cambios que hago, los pequeños cambios que hacen mis colegas y los pequeños cambios que hacen nuestras estudiantes se irán convirtiendo en algo grande. Pero primero debo empezar por mí misma».

Comments (0)

Add A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *