Hermana de Búfalo hace «su parte» para ayudar inmigrantes en la frontera sur

January 8, 2020

Por Gary Loncki, Communications Director, Nueva York, Pensilvania Oeste

Como en la historia de la viuda y la moneda en el Evangelio, Hermana Bernadette Geiser de Búfalo, Nueva York, se conmovió para hacer algo y ayudar a inmigrantes, especialmente a los niños, en la frontera entre los Estados Unidos y México.

Enferma por cómo estaban siendo tratados por el gobierno de los Estados Unidos y por el lenguaje negativo de algunos políticos y de otras personas cuando hablan sobre los inmigrantes que buscan una vida mejor en los Estados Unidos, la hermana ya no pudo aguantar más.

Hermana Bernadette Geiser sostiene una de sus creaciones para el dibujo.
Hermana Bernadette Geiser sostiene una de sus creaciones para el dibujo.

«Estas son personas. Son seres humanos», dice enfáticamente. «Esto está todo el tiempo en la televisión. Me siento angustiada por todo lo que está pasando en la frontera».

«Así que decidió dejar la «jubilación». Una vez más, desempolvó sus habilidades de costura e hizo atuendos para muñecas, como lo había hecho antes tantas veces a fin de recaudar dinero para los servicios de la Misericordia.

«Tenía que hacer algo», dijo. «No será mucho dinero, pero es algo».

En septiembre, en un salón, en una mesa formal a lo largo de un pasillo que conduce al comedor principal del Centro de la Misericordia en Búfalo, se colocó un cartel grande invitando a la gente a comprar boletos para el proyecto. Se mostró de forma destacada una muñeca y cinco atuendos.

La asociada de la Misericordia, Mary Catherine Kennedy, ganó el sorteo en el Día de la Misericordia, y se recaudaron $500 para la Casa de la Anunciación, una organización totalmente voluntaria dedicada a ayudar a inmigrantes en El Paso, Texas.

La Hermana Janet Korn, co-servidora de justicia con base en Rochester, se ofreció como voluntaria en la Casa de la Anunciación y aconsejó a la Hermana Bernadette que enviara los fondos allá.

«Qué maravilloso esfuerzo, probando que una persona puede hacer una diferencia positiva», dijo.

Hermana Bernadette Geiser, izquierda, muestra a la Hermana Mary Priscilla Faltisko, centro, y a M. Norine Truax artículos para sortear. Las ganancias del proyecto beneficiarán a inmigrantes en la frontera de México con los Estados Unidos.
Hermana Bernadette Geiser, izquierda, muestra a la Hermana Mary Priscilla Faltisko, centro, y a M. Norine Truax artículos para sortear. Las ganancias del proyecto beneficiarán a inmigrantes en la frontera de México con los Estados Unidos.

Con un año de jubilación a los 70 años, la Hermana Bernadette dijo que aprendió de su mamá las habilidades de costura y las usó como joven religiosa para hacer una cofia, un material rígido que se usaba alrededor de la cabeza cuando las hermanas usaban hábitos completos, y cumplía con otros pedidos de costura.

Ha confeccionado innumerables vestidos y estolas para sacerdotes, y recuerda con orgullo cuando hizo un «abrigo de ensueño» hace varios años a partir del material que le dio una mujer de Nigeria. La mujer —una madre indocumentada de cinco, con otro en camino— estaba en el programa de amnistía de caridad católica donde trabajó la Hermana Bernadette. El abrigo se usó durante una asamblea de hermanas que se turnaban para hablar sobre sus sueños para el futuro.

La Hermana Bernadette cosió para sus familiares vestidos de bautizo, disfraces de Halloween e incluso un vestido para niña que lleva flores en una boda. Algunas de sus creaciones se han entregado como premios para beneficiar servicios de la Misericordia, inclusive aquellos en Filipinas.

Y espera que su esfuerzo, una vez más, ayude a otras personas.

«Todas estamos llevando a cabo el carisma de Catalina McAuley».

Share This Story

Comments (0)

Add A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *