Aprendiendo a amar mis hierbajos

March 19, 2020

Por la Hermana Pat Kenny

Han pasado muchos años desde que hice un retiro con el difunto Padre Anthony DeMello, S.J. Mientras me acostumbraba a su cadencia y acento indios, escuchaba con más atención sus palabras e historias. Le encantaba contar historias y contarlas bien. La que mejor recuerdo fue algo así: Un hombre sembró su césped, lo regó bien y esperó una verde alfombra fina de hierba. Pero cuando creció, una fina pizca de dientes de león también creció ahí. La hierba era verde y encantadora, pero los dientes de león no eran bienvenidos y utilizó todos los herbicidas que encontró para eliminarlos.

Una foto de dientes de león.

Nada funcionó. Oh, sí murieron pero pronto regresaron y más que antes. Una vez más aplicó el herbicida, y una y otra vez. Se enojó mucho y fue al maharishi para pedir consejo. «Tengo un césped encantador», dijo, «pero estos horribles dientes de león lo están estropeando. Intento deshacerme de ellos pero no puedo. ¿Qué tengo que hacer?».

El maharishi pensó un momento y luego le preguntó al hombre: «¿No te gustan los dientes de león?». El hombre respondió: «Bueno, supongo que son flores pero también son hierbajos. No me gustan los hierbajos». El maharishi pensó un poco más; finalmente dijo suavemente: «Aprende a amar a tus dientes de león».

¿Cuántas veces yo, y a lo mejor Ud. también, deseamos desesperadamente que algo desaparezca en nuestro entorno: eventos en nuestro mundo, condiciones que no podemos controlar o incluso algo de nuestra propia conducta? Todo sería tan agradable, tan tranquilo si no fuera por _____. Pero no podemos hacer que desaparezca; a menudo ni siquiera podemos cambiarlo un poco. Es muy frustrante y nos atormentamos con irritación infructuosa.

¿Qué significa aprender a amar a nuestros «dientes de león»? Quizá podríamos «verlos» de una manera diferente, por ejemplo, ver la flor no la hierba. Quizás sea nuestra impotencia o falta de éxito lo que realmente causa angustia. Tal vez nunca hemos llegado a aceptar lo que no podemos cambiar. Si pudiéramos ver la vida como lo hacíamos cuando nuestras cámaras tenían lentes que podíamos ajustar: el visor veía lo mismo, pero un pequeño ajuste lo mejoraba.

Escuché que los dientes de león hacen un buen vino. Nunca lo he probado, pero puedo aceptar el hecho de que las plantas feas, los minerales y las materias primas de muchos tipos pueden ser fuente de cosas maravillosas. Una ostra hace un buen guiso (si le gustan las ostras); un gusano de seda hace una hermosa tela. Una pandemia tiene el potencial de ponernos de rodillas solo para levantarnos de nuevo, con menos, más viejos, más sabios, más indulgentes, más generosos, más cuidadosos que nunca.

Share This Story

Comments (0)

Add A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *