donar
historias

Cuéntamelo todo: Una inesperada amistad de Misericordia

idiomas
compartir
Share this on Facebook Share this on Twitter

Por Amy Egan

Hace años comencé a trabajar para un notable grupo de mujeres, las Hermanas de la Misericordia. No sabía qué esperar, y ciertamente no esperaba que una monja de 75 años llegara a ser una de mis mejores amigas.

Durante mi primera semana, una mujer de baja estatura vino a mi oficina para presentarse. Era la Hermana Regine Fanning. Desde ese día, Regine me visitaría regularmente para saludarme. Su oficina estaba en el extremo opuesto del edificio, toda una caminata desde mi lugar. Si yo no estaba en mi oficina, Regine dejaba una nota cariñosa en mi silla. Una decía: «Que la felicidad y el amor toquen tu corazón hoy y cada día». Conservé cada nota, las 95.

Continuamos siendo buenas amigas por 20 años, mucho después de que dejara mi trabajo con las Hermanas de la Misericordia. En lugar de vernos en la oficina, visitaba a Regine en su casa, o por teléfono e intercambiando correos electrónicos. Las llamadas telefónicas terminaron cuando Regine empezó a tener dificultades auditivas. Poco después, también dejaron de llegar sus correos electrónicos. Regine apreciaba las visitas, pero yo sabía que la agotaban. Sin embargo, sus notas continuaban. Cuando yo le respondía, generalmente tomaba una de sus atesoradas 95 notas, invertía el «para» y «de», y añadía mis propios pensamientos. Esta vez usamos el correo postal.

El año pasado nos escribimos una vez al mes. Siempre me respondía a los pocos días, incluso cuando deterioró su salud. Cada vez que su carta llegaba a mi buzón sentía alivio. Traté de no pensar en el día en que sus cartas ya no llegarían. Ese día finalmente llegó.

El 5 de noviembre, a sus 96 años, Regina fue al hogar celestial, con Dios. Recibí su última carta en mi cumpleaños, en agosto. Sorprendentemente, la última vez que vi a Regine fue hace dos años, en mi cumpleaños.

Una nota con arte de dos amigas de la hermana Regine

Una de mis notas favoritas es la imagen de dos niñas tomando té. Regine escribió: «Cuéntamelo todo». Durante la Misa del domingo, me di cuenta de que ya no necesitaba el correo postal para platicar con Regine. Si bien, echo de menos su presencia aquí en la Tierra, ¡ahora puedo hablar con ella todos los días! Suspiré de alivio.

Como siempre Regine, te quiero y extraño, Amy


Amy Egan es ex-alumna de la Escuela Secundaria Madre McAuley en Chicago, Illinois y fue directora de comunicación para la Comunidad Regional de la Misericordia de Chicago de 2000 a 2006.