donar
historias

Nuestra Señora de la Libertad

idiomas
compartir
Share this on Facebook Share this on Twitter

Por la Hermana Michele Schroeck

Un día de verano, cuando tenía un montón de cajas para llevar al Centro de la Misericordia en Erie, Pensilvania, traje a unos cuantos chicos de la escuela secundaria de la Casa de la Misericordia del vecindario. Los chicos comentaron lo grande que era el lugar y querían saber si era una escuela. Expliqué que era una casa donde viven Hermanas de la Misericordia mayores. Sus ojos se abrieron de par en par mientras miraban a su alrededor, sorprendidos al ver una iglesia y una cafetería dentro de una casa. 

Después de que terminamos de descargar y mover todas las cajas, los llevé al comedor para comer un poco de helado. Mientras disfrutábamos de nuestra delicia, Mutasim, un estudiante de 6º grado que había llegado de Siria aproximadamente un año antes, preguntó si una gran estatua de la Santísima Virgen María en el jardín era la Estatua de la Libertad. «No, pero es una buena suposición», dije. «¡Entiendo por qué se te ocurrió eso!».  

La estatua, de una mujer que llevaba una túnica larga, de hecho, parecía la Estatua de la Libertad. En este caso, sin embargo, sus manos abiertas estaban a su lado en lugar de sostener una antorcha. ¿Sabía él que a menudo nos referimos a María, la Madre de Dios como «Nuestra Señora»? Nuestra Señora de la Libertad sería ciertamente un buen nombre para María. La pregunta de este joven me llevó a hacer una pequeña investigación sobre la historia de esta estatua icónica en el puerto de Nueva York (con especial agradecimiento y crédito al Servicio de Parques Nacionales y la Fundación «Estatua de la Libertad – Ellis Island»).

La Estatua de la Libertad fue un regalo de amistad del pueblo de Francia hacia los Estados Unidos. Dedicada el 28 de octubre de 1886, es reconocida universalmente como un símbolo de libertad y democracia.

Muchos historiadores dicen que la estatua fue modelada según Libertas, la diosa romana de la libertad. Otros dicen que el escultor Frédéric-Auguste Bartholdi se inspiró en las figuras que custodiaban las tumbas nubias en Abu Simbel, Egipto. En una propuesta para un gran monumento público para el Canal de Suez, diseñó una estatua de una mujer con una túnica que representaba a Egipto y la llamó «Egipto llevando la luz a Asia». ¡Tal vez la Estatua de la Libertad fue modelada según una mujer árabe!

Algunos afirman que la Estatua de la Libertad fue diseñada para conmemorar el fin de la esclavitud en los Estados Unidos después de la Guerra Civil —hay un grillete roto y cadenas a sus pies— y puede haber sido modelada según una mujer afroamericana.

La Estatua de la Libertad se encuentra en Liberty Island, cerca de Ellis Island, donde unos 14 millones de inmigrantes entraron a Estados Unidos entre 1886 y 1924. Era una señal tranquilizadora de bienvenida para muchas personas que hacían largos y arduos viajes a los Estados Unidos en busca de libertad y oportunidad. Se la ha llamado «Madre de los Exiliados» y fue un símbolo de esperanza para generaciones de inmigrantes.

En el pedestal sobre el que descansa están grabadas estas palabras: «Dadme a vuestros cansados, a vuestros pobres, /a vuestras masas apiñadas que anhelan respirar libres, /a los miserables desechos de vuestra orilla repleta. / ¡Envíenme a éstos, los desamparados, la tormenta, /levanto mi lámpara al lado de la puerta dorada!». Tomado del poema, «El Nuevo Coloso», de Emma Lazarus, quien lo escribió para ayudar a recaudar fondos para el pedestal, las palabras suenan fieles a todas las personas que buscan la protección de Nuestra Señora de la Libertad hasta el día de hoy. Estoy de acuerdo con el joven Mutasim en que tal vez la estatua de la Virgen es realmente «Nuestra Señora de la Libertad», otro nombre para María, la madre de Dios. Que María siga haciendo brillar su luz y dando la bienvenida a todas las personas que están marginadas, pero mantienen la esperanza de una vida mejor en el futuro.