donar
historias

El manantial sagrado del Cantar de Zacarías

idiomas
compartir
Share this on Facebook Share this on Twitter

Por la Hermana Danielle Gagnon

Sé que no todo el mundo disfruta del teatro musical. Tal entusiasmo por proclamar la propia experiencia que el canto repentino y espontáneo parece la única respuesta adecuada irrita a algunos. Me encantó. Sospecho que Lucas también sería un fanático del teatro musical. La mayoría de los eruditos bíblicos piensan que los cánticos se agregaron a la narrativa de la infancia después de que se escribió la historia inicial. Esto significa, entonces, que Lucas salió de su camino para atribuir el poético y profético Benedictus a Zacarías. ¿Por qué?


Los amantes del teatro musical sabemos que cuando un personaje irrumpe en canto, señala un punto importante de la historia, un punto que está lleno de emoción. Cuando Zacarías comienza su himno de alabanza, no ha hablado en meses. Perdió su capacidad para hablar cuando dudó del anuncio de Gabriel de que su esposa Isabel daría a luz a un hijo. Ciertamente, el silencio es un castigo severo para la duda, pero no aparta el corazón de Zacarías de Dios. En cambio, cuando su voz es finalmente restaurada, la usa para proclamar: «Bendito el Señor, Dios de Israel, porque se ha ocupado de rescatar a su pueblo» (Lucas 1, 68). Zacarías canta la promesa de Dios, la alianza sagrada, la salvación, el perdón y la paz. Esta es una respuesta extraordinariamente generosa incluso para el santo y obediente sacerdote Zacarías. ¿De qué fuente sagrada saca Zacarías las palabras del Benedictus?

Tal vez es de la fuente de amor que Zacarías descubrió al sostener a su nuevo bebé. Una promesa imposible cumplida. Esperanza para el futuro. ¿Cómo no podía alabar a Dios? Recuerdo la primera vez que sostuve a mi sobrino recién nacido. Estaba llena de asombro y esperanza, y una fiereza que nunca había conocido brotaba en mí. El instinto de proteger dio lugar a un amor ilimitado. Alabé a Dios, y le rogué a Dios que cuidara de este bebé: mantenlo a salvo, dale paz. ¿No es esto lo que Zacarías pide cuando canta: «ya liberados del poder enemigo, lo sirvamos sin temor en su presencia, con santidad y justicia toda la vida» (Lucas 1, 74-75)? Zacarías es una oración emotiva de recuerdo y acción de gracias a Dios, y una súplica de un futuro esperanzador para su hijo y la generación de su hijo.

Me pregunto ¿qué imaginó Zacarías cuando cantó estas palabras a su nuevo bebé: «Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, porque caminarás delante del Señor, preparándole el camino» (Lucas 1, 76)? ¿Le vino a la mente la imagen de su hijo crecido, cubierto de pelo de camello y pegajoso con miel? ¿Pudo haber escuchado el eco de la voz atronadora y solitaria de su bebé: «preparen el camino», resonando desde el futuro? No lo sé, pero lo que sí sé es que el futuro usualmente es muy diferente a como imaginamos que será. Ah, pero el presente; en el presente, conocemos la «tierna misericordia de Dios» (Lucas 1, 78).

Mientras el dolor, la ansiedad y la pérdida de este año todavía nos rodean, como Zacarías, tal vez nos encontremos sin palabras. Sin embargo, a medida que nos profundizamos en el Adviento, las lecturas de este domingo nos ayudan a recordar las promesas de épocas pasadas: las palabras de consuelo de Isaías, la seguridad de Pedro de las promesas cumplidas y el hijo adulto de Zacarías. Y, al igual que Zacarías, podemos extraer de nuestra propia fuente. Nuestra fuente de la Misericordia fortalece nuestras voces ahora para cantar la alabanza de Dios en nuestra oración y en nuestra acción. Cómo oramos ahora, cómo actuamos ahora, es lo que será el mundo. «Bendito el Señor, Dios de Israel, porque se ha ocupado de rescatar a su pueblo» (Lucas 1, 68).